NOTICIAS

LUGARES

Exposición Colectiva

Centro Cultural de Casabermeja, Málaga, Calle Llana, 4

Del 22 de Junio al 28 de Julio de 2019

Artistas: Paco Aguilar, Rafael Alvarado, Vania Caruso, Pedro Casarmeyro, Miranda Collet, Pedro Fdez. Roales, Concha Galea, José Ganfornina, Isabel Garnelo, Robert Harding, Timsam Harding, Margaret Harris, Chema Lumbreras, Carmen Moreno, Sebastián Navas

2  MAS  4

Exposición colectiva

Artistas participantes:

Teté Vargas Machuca,  Javier Roz,  José Ganfornina, José Seguiri,  Isabel Garnelo y Sebastián Navas.

Inaguración:  jueves, 12 de Julio de 2018.

Clausura:  16 de Agosto de 2018.

Galería Estudio de Ignacio del Río

Calle San Lorenzo, 29  Soho Málaga

Teléfono:   667 057 356

ARTE SOLIDARIO

Exposición colectiva

LAS METAMORFOSIS  se amplía una semana mas. Estará abierta al público hasta el viernes 19 de Mayo en El Estudio de Ignacio del Río, Málaga.                                       Horario: de 10 a 1:30 de la mañana, y de 5 a 8 de la tarde.

LAS METAMORFOSIS

Esculturas y dibujos

Inaguración: viernes, 21 de Abril de 2017

Clausura: 12 de Mayo de 2017

Galería el Estudio de Ignacio del Río

C/ San Lorenzo, 29  Soho  Málaga

Teléfono:  667 057 356

TELA

Inaguración: Jueves, 22 de Diciembre de 2016

Clausura: 20 de Enero de 2017

Galería Taller Gravura, Málaga

Exposición colectiva

FÉNIX

Montaje de escultura pintada /dibujo

Alambre, papel maché, tela metálica, pintura acrílica, papel y tinta china

Las imágenes de la serie pueden verse en esta Web en PROYECTOS > FÉNIX

Filogenia

HILOS

Inaguracion: 11 de Diciembre de 2015                             Clausura:  31 de Enero de 2016 Galería  Taller   Gravura                                                      Exposición colectiva de los artistas:                            Francisco Peinado,   Sebastian Navas,  Rafael Alvarado,   José Ganfornina,  Concha Galea, Eryk Pall,  Alba Blanco,  Titi Pedroche,  Isabel Garnelo, Laura Franco,  Robert Harding,   Paco Aguilar, Lorenzo Saval,  Perry Oliver, Vargas Machuca,  Chema Lumbreras,  Juanjo Fuentes, Margaret Harris,  Timsam Harding

JARDÍN SALVAJE

La exposición itinerante, actualmente en Cádiz, se prorroga hasta el día 2 de Junio de 2014. ¡Una buena noticia para los que aún no la habéis visto!

Hora de la siesta
Hora de la siesta

JARDÍN SALVAJE

Exposición itinerante

Sala de S. Nicolás Alta, Castillo de Santa Catalina, Cádiz (junto a la playa de la Caleta)

Del 6 de Marzo al 13 de Abril de 2014

Atlántico X
Atlántico X

MUNDO MÍNIMO

Exposición colectiva de pequeño formato

"Atlántico". Serie de 10 obras de 6 x 6 cms.

Galería Taller Gravura

Pje. Ntra. Sra. de los Dolores de San Juan, 3-1º. (en calle San Juan Junto a la iglesia San Juan) Málaga 29005

Del 13 de Diciembre al 20 de Enero de 2014

Horario: lunes a viernes de 11 a 14 y 17 a 21 h. (sábados cita previa) tel.952210141

Las imágenes de la serie pueden verse en esta Web en PROYECTOS > ATLÁNTICO

Jardín salvaje
Jardín salvaje

EXPOSICIÓN "JARDÍN SALVAJE"

Sala de la Casa Fuerte de Bezmiliana

Avenida del Mediterráneo, 182, 29730 Rincón de la Victoria, Málaga

Teléfono 952 403923

25 de Octubre - 29 de Noviembre de 2013

Horario visitas:

De Martes a Sábado de 11:00 a 13:30 h. y de 17 : 30 a 21:00 h. Domingos de 11:00 a 14:00 h.

JARDÍN SALVAJE

Proyecto finalizado

EXPOSICIÓN JARDÍN SALVAJE

Proyecto conjunto de:

Mercedes Escolano, poeta

José Ganfornina, pintor, dibujante y grabador

Sala de Exposiciones de la Casa Fuerte Bezmiliana

Rincón de la Victoria (Málaga)

Inaguración:

25 de Octubre de 2013 (20:30 h)

Lectura poética a cargo de Mercedes Escolano

En sus manuscritos, Leonardo comparaba –con gran acopio de argumentos– la obra de poetas y pintores. ¿Qué arte podría considerarse superior al otro?, se preguntaba con frecuencia. Leonardo considera que la pintura es la reina de las Artes porque se dirige al sentido más noble, que es el ojo. Pero finalmente no duda en reconocer la existencia de una poética en la pintura, del mismo modo que existe una plástica en la poesía. Entre ambas encuentra una íntima relación o sincretismo artístico que anota en su Tratado de Pintura: “La pintura es poesía que se ve y no se oye, y la poesía es pintura que se oye y no se ve”. Efectivamente, a lo largo de los siglos, muchos artistas plásticos y poetas se han relacionado, influido e inspirado mutuamente, entendiendo que Poesía y Plástica no son categorías antagónicas, sino complementarias y fecundadoras entre sí.

Este JARDÍN SALVAJE que hoy presentamos – ya edénico y primitivo, ya humanizado y moldeado por los sentimientos– es, precisamente, el último fruto de colaboración artística entre una pintora de las palabras (Mercedes Escolano) y un poeta de las imágenes (José Ganfornina).

Sus obras se entrelazan conceptualmente con igual protagonismo en una doble faceta: un cuadro-imagen y un cuadro-poema, que  juntos proponen un hermoso juego al espectador. Las imágenes ilustran y visualizan los poemas, a la vez que las palabras interpelan y enriquecen la interpretación de las imágenes. Tanto el pintor como la poeta han ilustrado poemas o se han inspirado en cuadros previamente existentes, aunque la mayoría han sido creados expresamente para esta exposición.

JARDÍN SALVAJE es un proyecto vivo, abierto, en crecimiento, que comenzó en el Otoño de 2012 y seguirá enriqueciéndose con nuevos poemas e ilustraciones hasta su definitiva publicación. En él se dan cita plantas, piedras, rocas, raíces, soles, lava, viento, marismas, torrentes, conchas, dunas, frutos, corrientes subterráneas… la fuerza telúrica de la Naturaleza y el sentimiento de empatía que ante esas fuerzas primarias siente el artista

 

Mercedes Escolano


                                                                                        

Jardín salvaje. 2012. Grafito y pigmento natural sobre papel. 50x70 cms.

JARDÍN SALVAJE

Por entre o cosmos e o caos

o poeta olha o mundo

e reinventa-o

no seu jardim feito de tinta.

Ana Hatherly

¿Qué pedirle a la rosa que no sea

la esencia misma de la rosa?

¿Qué altura al ciprés

espigado y altivo?

¿Qué vulnerable fragancia

al naranjo que

generoso encandila mis noches?

 

Cuando un corazón vive a cielo raso

respirando al unísono de la vegetación,

cuando un corazón se ha deshojado

de sus más íntimos pudores

y desnudo se fortalece más y más cada día,

se le conoce con el nombre

de jardín salvaje;

y no hay rosa ni ciprés ni naranjo

que le presten un nombre,

un aroma, una sombra;

salvaje como es, todo lo abarca.

 

La muerte puede ser. 2013. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70 cms

LA MUERTE PUEDE SER

 

La muerte puede ser como esas raíces profundas

que se resisten a ser extraídas de la tierra,

verticalmente vivas,

verticalmente orgullosas,

raíces que penetran en lo íntimo

y allí fundan un reino misterioso

de líquidos ocultos.

No hay rastrillo que las desentierre.

No hay conciencia que las expulse.

 

Al fondo del jardín, junto a la tapia blanca,

quedan raíces que no he podido arrancar.

Tal vez mis manos son muy niñas.

Tal vez aún no comprendo

la verdadera hondura de las plantas.

Van rodando a tierra. 2012. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70 cms.

VAN RODANDO A TIERRA

Van rodando a tierra los limones

y en tierra se pudren, oscuros, minerales

como la tierra misma,

sin mano que los recoja.

Apenas ayer eran oros pendientes,

redondas y completas criaturas

asomadas a la vida.

 

Se aleja la tormenta y los árboles

desflecan, conmovidos, las aguas sobrantes.

Arroyos espontáneos surgen en busca de un cauce.

 

Me pongo a contar, emboscados entre el verde,

los frutos que han resistido el aguacero,

asustados aún por el fragor de la Naturaleza.

Temblando, he recogido cinco o seis

limones entre el barro.

Un aire desteñido y limpio anuncia un nuevo día.

Hojas secas. 2012. Grafito y pigmentos naturales sobre papel. 50x70 cms.

HOJAS SECAS

Para mi padre

Hojas secas.

 

Viento que dispersa hojas secas.

 

Un cuchillo de viento que dispersa hojas secas.

 

En mi cuerpo un cuchillo de viento que dispersa hojas secas.

 

He sentido en mi cuerpo un cuchillo de viento que dispersa hojas secas.

 

Dijiste adiós, y he sentido en mi cuerpo un cuchillo de viento que dispersa hojas secas.

Hora de la siesta I. 2013. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70 cms.

HORA DE LA SIESTA

Arde la tierra y nos empuja directamente al sueño,

a un lecho en penumbra, bajo la luz tamizada

de las habitaciones interiores.

Se oye a lo lejos una fuente. Debe tratarse

de un pequeño surtidor entre aspidistras y jazmines

que vimos en la pared de un patio.

Van cediendo mis párpados. El sueño invita

a sus huéspedes: sopor, lasitud, pereza,

una entrega amorosa sin condiciones.

Indefenso y desnudo, siento que se apodera de mí

y en mi carne penetra

como haría un cuchillo en la pulpa,

blandamente,

sin esfuerzo.

Amargas las aguas. 2013. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70 cms.

AMARGAS LAS AGUAS

Río abajo
vamos vaciándonos.
Atrás quedan sombras, óxido, podredumbre,
peces muertos flotando sobre un costado,
maderas desvencijadas.

Más agrias a medida que la barcaza avanza,
más oscuras y siniestras, se abren en dos las aguas
para dejar pasar la quilla.

Vieja barca en la sinuosa corriente
fatigada por el curso de los años,
¿qué brazo de río te dará sepultura?
¿qué lengua de fango te irá succionando
hasta dar con el costillar en los fondos?

Río abajo
avanzamos sin memoria, sin respiración,
como dioses sombríos.
Amargas las aguas, gastadas nuestras vidas.

El corazón del bosque. 2013. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70 cms.

EL CORAZÓN DEL BOSQUE

Sentada en el corazón del bosque
una mujer puede parecernos absurda.
Sin embargo, ella es el entramado verde,
la poderosa mano que enlaza ramas y raíces,
el pequeño pulmón de cada hoja.
Es ella, con sus cabellos sueltos
y un puñado de tierra en ambas manos,
quien concede un soplo de aliento a cada árbol.

Torbellinos de aire. 2004. Acuarela líquida y pigmentos sobre papel. 50x70

TORBELLINOS DE AIRE

Torbellinos de aire
envueltos en la noche
que escudriñáis los árboles.

Torbellinos de amor
que enredáis las ramas
en abrazo sonoro.

Cruzáis mi pecho
como vientos que rolan
de Levante a Poniente.

Ora sopla del mar:
las hojas se empapan
de humedad salobre.

Ora sopla de tierra:
aires minerales desecan los frutos
pendientes de las ramas.

De noche todo tiembla.
Diríase que el amor
se ha convertido en aire.

Caracolas. 2004. Grafito y pigmentos naturales sobre papel. 47x60 cms.

CARACOLAS

Mis pies van hundiéndose en la arena,
leves, casi incorpóreos.
¿Cuántos siglos hicieron falta
para limar la roca y convertirla
en suave polvo dorado,
jardín mullido a las puertas del mar?
Me agacho y recojo
conchas desnudas,
zarandeadas por el flujo y reflujo
de las corrientes,
restos de un Edén primitivo.
Febrero las ha ido depositando en esta playa
al alcance de mi mano,
caprichosas en sus formas,
diversas e irregulares.
Observo sus universos cóncavos
y los comparo con mis pequeños pies
hundiéndose en la arena.

Vivimos como soñamos. 2004. Grafito y pigmentos sobre papel. 47x60

VIVIMOS COMO SOÑAMOS

 

 

Vivimos como soñamos

                               solos

Como animales.

Como vegetales.

Como minerales.

                     Solos.  

La naturaleza tiene un lenguaje distante del mito.

La naturaleza habla mediante el silencio,

sin prisas,

acercándose a lo real,

fascinando al observador.

Sin vínculo hay un vacío que sobrecoge.

Con vínculo, una soledad nutriente y singular,

diríase perezosa.

Azucena de mar. 2013. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70

AZUCENA DE MAR

 

te falta valor para arrancarla

arrancar de cuajo

una azucena de mar

desde lejos te ha parecido una voluta espumosa

en medio de la duna

y al acercarte

te ha impregnado su olor dulzón

dulcísimo

más que dulce

 

si ella fuera dócil

si ella fuera complaciente

si ella fuera tan bella

si ella te emborrachara con su aroma de azúcar

si en vez de mujer fuera azucena de mar

contoneándose en medio de la duna

 

finalmente la arrancas como haría un furtivo

la escondes bajo la camisa

temeroso de que alguien haya presenciado el hurto

unas gotas de savia blanquecina

manchan la tela de algodón

 

si ella buscara con larguísimas raíces agua dulce

si ella durara solo lo que dura un verano

si se dejara arrancar blanca y sumisa

 

bajo la camisa

anda agitado y suelto tu corazón

nervioso ladronzuelo

de vuelta a casa

con el deseo a flor de piel

 

Avanza igual que nube. 2013. Grafito y pigmentos sobre papel. 50x70

AVANZA IGUAL QUE NUBE

 

 

En la duna no hay dioses ni plegarias.

Dormida, se abre en brazos de la muerte,

más cóncava cuanto más empuja el sol

su curva eterna.

Solo unos juncos silvestres

le han ganado la batalla,

melena al viento;

un viento que agita con usura este penacho

desplazando a su antojo las arenas de sílice.

 

 

Materia fragmentaria,

flexible, etérea,

avanza igual que nube

hacia un mar latente.

 

Los días transcurren sin apenas días. 2013. Grafito y lápiz acuarelable sobre papel. 50 x 70 cms.

LOS DÍAS TRANSCURREN SIN APENAS DÍAS

 

 

Los días transcurren sin apenas días,

turbios e insatisfechos, dándose tregua.

Un cielo deshilachado recuerda mi propio cuerpo,

que chapotea entre nubes.

Los grandes árboles del jardín conocen el equilibrio,

la voluptuosidad, una atmósfera fragante

entre la tensión y la calma.

 

 

He llegado a la mitad del verano.

Lo sé por el modo en que cierro los párpados

o entreabro los labios buscando aliento.

¿Qué sabe de mi cuerpo la hierba

cuando me derramo exhausta sobre ella?

¿Qué saben de mi dolor

los macizos de lavanda

paralelos a la carretera?

 

Un puñado de sal. 2014. Grafito y pigmentos naturales sobre papel. 50 x 70 cms.

UN PUÑADO DE SAL

 

 

He olvidado quiénes fueron mis antepasados,

de dónde proceden sus mareas, qué casas levantaron con adobe,

qué círculos dibujaron sus vidas en la arena febril.

Únicamente poseo sal y algo de viento.

En Septiembre

un sol ardiente araña los esteros y evapora

el agua estancada, dejando venas blancas en las charcas,

diminuta sal cristalizada con paciencia.

Hoy visita el Levante sus dominios:

dios de la marisma,

reseca la piel, la sangre, esta costra

de limo y sus entrañas,

levanta fuego en los hombres, acucia la sed,

desenreda en las hembras un instinto primario.

 

 

Sin memoria, mis días van a merced del viento,

caprichosos, salinos.

Y cuando no quepa más sal en mis ojos

me dejaré llevar por el Levante,

su lengua seca y áspera

me arrastrará hasta el canal más profundo,

donde dicen que hay náufragos sin nombre, sin historia.