NOTICIAS

LUGARES

Exposición Colectiva

Centro Cultural de Casabermeja, Málaga, Calle Llana, 4

Del 22 de Junio al 28 de Julio de 2019

Artistas: Paco Aguilar, Rafael Alvarado, Vania Caruso, Pedro Casarmeyro, Miranda Collet, Pedro Fdez. Roales, Concha Galea, José Ganfornina, Isabel Garnelo, Robert Harding, Timsam Harding, Margaret Harris, Chema Lumbreras, Carmen Moreno, Sebastián Navas

2  MAS  4

Exposición colectiva

Artistas participantes:

Teté Vargas Machuca,  Javier Roz,  José Ganfornina, José Seguiri,  Isabel Garnelo y Sebastián Navas.

Inaguración:  jueves, 12 de Julio de 2018.

Clausura:  16 de Agosto de 2018.

Galería Estudio de Ignacio del Río

Calle San Lorenzo, 29  Soho Málaga

Teléfono:   667 057 356

ARTE SOLIDARIO

Exposición colectiva

LAS METAMORFOSIS  se amplía una semana mas. Estará abierta al público hasta el viernes 19 de Mayo en El Estudio de Ignacio del Río, Málaga.                                       Horario: de 10 a 1:30 de la mañana, y de 5 a 8 de la tarde.

LAS METAMORFOSIS

Esculturas y dibujos

Inaguración: viernes, 21 de Abril de 2017

Clausura: 12 de Mayo de 2017

Galería el Estudio de Ignacio del Río

C/ San Lorenzo, 29  Soho  Málaga

Teléfono:  667 057 356

TELA

Inaguración: Jueves, 22 de Diciembre de 2016

Clausura: 20 de Enero de 2017

Galería Taller Gravura, Málaga

Exposición colectiva

FÉNIX

Montaje de escultura pintada /dibujo

Alambre, papel maché, tela metálica, pintura acrílica, papel y tinta china

Las imágenes de la serie pueden verse en esta Web en PROYECTOS > FÉNIX

Filogenia

HILOS

Inaguracion: 11 de Diciembre de 2015                             Clausura:  31 de Enero de 2016 Galería  Taller   Gravura                                                      Exposición colectiva de los artistas:                            Francisco Peinado,   Sebastian Navas,  Rafael Alvarado,   José Ganfornina,  Concha Galea, Eryk Pall,  Alba Blanco,  Titi Pedroche,  Isabel Garnelo, Laura Franco,  Robert Harding,   Paco Aguilar, Lorenzo Saval,  Perry Oliver, Vargas Machuca,  Chema Lumbreras,  Juanjo Fuentes, Margaret Harris,  Timsam Harding

JARDÍN SALVAJE

La exposición itinerante, actualmente en Cádiz, se prorroga hasta el día 2 de Junio de 2014. ¡Una buena noticia para los que aún no la habéis visto!

Hora de la siesta
Hora de la siesta

JARDÍN SALVAJE

Exposición itinerante

Sala de S. Nicolás Alta, Castillo de Santa Catalina, Cádiz (junto a la playa de la Caleta)

Del 6 de Marzo al 13 de Abril de 2014

Atlántico X
Atlántico X

MUNDO MÍNIMO

Exposición colectiva de pequeño formato

"Atlántico". Serie de 10 obras de 6 x 6 cms.

Galería Taller Gravura

Pje. Ntra. Sra. de los Dolores de San Juan, 3-1º. (en calle San Juan Junto a la iglesia San Juan) Málaga 29005

Del 13 de Diciembre al 20 de Enero de 2014

Horario: lunes a viernes de 11 a 14 y 17 a 21 h. (sábados cita previa) tel.952210141

Las imágenes de la serie pueden verse en esta Web en PROYECTOS > ATLÁNTICO

Jardín salvaje
Jardín salvaje

EXPOSICIÓN "JARDÍN SALVAJE"

Sala de la Casa Fuerte de Bezmiliana

Avenida del Mediterráneo, 182, 29730 Rincón de la Victoria, Málaga

Teléfono 952 403923

25 de Octubre - 29 de Noviembre de 2013

Horario visitas:

De Martes a Sábado de 11:00 a 13:30 h. y de 17 : 30 a 21:00 h. Domingos de 11:00 a 14:00 h.

La Geografía de los sentidos

“La tumba en roca viva multiplica lo que a ella o a otra se ha entregado”.

Walt Whitman

Leonardo recomendaba observar los efectos que el crepúsculo ejerce sobre los rostros de los hombres y las mujeres, porque la gracia y la templanza se instalaban en ellos. La preocupación por las luces y las sombras, por todo lo óptico, iniciaba un camino que abarcaba la mirada de las cosas: cómo son y de dónde parte nuestra percepción sobre ellas. Las obras de José Ganfornina son un reflejo de ello.

Elefante marino perdido. 1989. (detalle)

Los principios básicos que se aplican al campo de las Ciencias, los ha trasladado Ganfornina al campo de la imaginación. Su función es la experimentación, que es una aproximación, una manera de acercarse a su naturaleza. Inició una búsqueda y una investigación de lo que la naturaleza provocaba en él y nos devolvió un mundo habitado por seres fantásticos. A principios de los  noventa sus paisajes eran muy animistas: troncos de árboles transformados en un elefante marino o en caracol-náufrago. Este artista rompió los viejos esquemas de los tres reinos de la naturaleza, porque aquellos que ni sentían ni andaban (reino vegetal), se movían en escenarios pintados de forma detallista, donde la precisión se convertía en norma. naturalezas muertas plagadas de un realismo fantástico.

Naturaleza muerta con camaleón.

Sin embargo, a finales de los noventa, sus paisajes se presentan deshabitados. Deja que la mirada se centre de lleno en una naturaleza visionaria, utópica, llena de símbolos y aumentada por una lupa que descubre los refugios de lo vivido.

Ganfornina actúa como un relojero del tiempo. Extrae las piezas con gran cuidado (las rocas, el agua y la luz) para analizarlas, como si de un forense se tratara, y mide su precisión. Su objetivo: detener el tiempo, al igual que los pintores flamencos, cuyas obras traducían una idea analítica y estática del mundo. Un mundo detenido porque su mirada sabe traducir los vacíos que deja el tiempo.

Paisaje fluvial

La postura de este artista frente al arte podríamos calificarla como romántica. Sin duda, los ecos plásticos de ese movimiento están presentes en su obra, pero se trataría de un neorromántico  por su actitud ante el entorno, pues, el romanticismo implicaba un cierto aislamiento de cara a los valores sociales y antropocéntricos del momento.

Es un pintor que apuesta  por un particular jardín de las delicias, por una unión entre el que contempla y lo contemplado. Reflexiona sobre el comportamiento de los elementos de la naturaleza; el agua, el aire, el fuego y la tierra, a los que trata con un realismo extremo, pero que marcan sus huellas bajo la paciencia del pincel.

Sus paisajes reflejan una vida interior construida de forma escultórica, como cuando de un bloque de mármol o metal el artista es capaz de extraer lo que de vida profunda puede circular en ese espacio.

La naturaleza microscópica y catalogada de Ganfornina enlaza, en cierta manera, con la mirada del movimiento prerrafaelista: "no rechazar nada, no escoger nada". Los colores empleados por John Brett en Val d´Acosta, los motivos seleccionados por Ruskin o la preocupación óptica de Madox Brow aparecen reflejados en la obra de este artista. En el estudio de árboles y sotobosque, Frederick Sandys nos ofrece un tapiz de ramas y troncos retorcidos; una maraña de hilos que son desenredados por éste en una composición que adquiere una "dimensión biomórfica, con la siniestra  rama colgante que recuerda una serpiente". Si nos acercamos al lienzo titulado Travertino, Ganfornina ha jugado con las raíces, con las ramas, convirtiéndolas en verdaderos tentáculos que van en busca de su presa.

Travertino (detalle)

El que cada detalle reclame una atención por igual, fue una dura crítica que recibieron  los prerrafaelitas: "la aparente falta de selección en los cuadros prerrafaelistas era más comparable a las imágenes producidas por instrumentos ópticos, como el telescopio, la lupa y la lente bifocal de la cámara estereoscópica, que a las bellas artes, especialmente por el modo en que dichos mecanismos enfocaban la visión". Ahora, otros instrumentos nos han invadido. El mundo soñado de Tolkien es recreado mediante ordenadores, empleando perspectivas espectaculares, viejos colosos y grutas inquietantes. Sin embargo, esa gran mentira no mancha la mano: los pigmentos opacos, los transparentes, el amarillo cadmio o el verde esmeralda pasan por los dedos de quien refleja un paisaje sentido.

Ganfornina es modelador de las formas. En sus lienzos parece que hubiera una abundancia de sedimentos calizos, y él provocara un  modelado cárstico sobre la capa basal de las rocas.  Lo podemos comprobar en De luz y de sombra  o en Cañada oscura. Actuaría como un geólogo artístico. En Nocturno refleja la acción erosiva del agua, que penetra en los surcos y las grietas. Describe en un primer plano un relieve compuesto por láminas cristalinas, cuyos efectos plásticos nos conducen a las veladuras, principio rector de su pintura. Los efectos de las luces; los diversos matices, la pintura tonal, las sombras alumbradas por los blancos y los violetas, nos hablan de la exquisitez y el dominio de la técnica de la pintura.

Nocturno

Sin embargo, la lógica de los procedimientos pictóricos está al servicio de imágenes mentales y visibles, mediante las cuales el autor se relaciona con el entorno.

Las fuerzas de la naturaleza se enfrentan en un escenario imaginario. Las figuras florales renacen de espacios telúricos y se asoman al abismo de grutas sombrías. Cobran vida bajo la incertidumbre, como se pude apreciar en la tabla Cañada Oscura. Es el acercamiento a una naturaleza que lucha, pero sabiendo los perdedores su destino.

Cañada oscura

Quizás estos elementos florales nos hablen del desapego ante el mundo. Hemos de tener en cuenta que estamos ante un artista que conoce el lenguaje de Oriente.  La disciplina, la laboriosidad y la pulcritud son tres actitudes que se reflejan en su obra pictórica, pero que son fruto de su posición ante la vida. Cada pincelada es un "acto religioso", sabe lo que brota de las cosas pequeñas y humildes. El texto de E. Ierardo sobre la pintura oriental, pude servirnos de hilo conductor: "El poeta camina dentro del bosque. Es de día. En el cielo brilla algún sol del siglo XVII. Algo atrae la atención del viajero. Allí respira un seto. Cerca, a su abrigo, con un delicado y casi imperceptible movimiento, contonea sus pétalos una planta silvestre, en apariencia insignificante. Una diminuta flor silvestre que no debiera  hechizar a ningún caminante. Sin embargo, el poeta, Basho, se inclina respetuoso y emocionado ante la planta, la nazuna.  La acaricia. La contempla. La reverencia:

Cuando, miro con cuidado
¡Veo florecer  la nazuna
junto al seto!

Es el encuentro entre la conciencia humana y la naturaleza multiforme".

Las tres edades (detalle)

Mirar la naturaleza es recordar los diferentes ciclos, por eso Ganfornina nos remite a ellos en Las tres Edades  y en Historia de un río. Se produce una vuelta hacia lo primigenio: "la única manera de experimentar y conocer esa realidad primaria es mediante el acto creativo".
 
Inició un viaje hacia espacios vírgenes y fronterizos, estuvo a orillas del río Hudson, donde dejaron sus huellas paisajistas del último cuarto del siglo XIX, y ahora "lo que llena su tiempo y ocupa su lugar no es menos que cualquiera".



  Lourdes Alda, 2005